Magnitudes, realidad digital y reglas para vivir

Creo que la gran mayoría de nosotros no terminamos de ser conscientes de las magnitudes de los negocios globales. Nos hemos acostumbramos a ver cantidades y dígitos en reportes y análisis de mercados que no tienen sentido o no son comparables en una escala real y que terminamos trivializando; hablo de valoraciones de empresas gigantescas, como Apple y sus 2 billones de dólares (como contexto, el PIB español es de 1,393 billones USD) o los 600 mil millones del #BTC, pero también de cosas mas pequeñas o normales como las inversiones de los fondos de capital riesgo en empresas que, con un pasado prácticamente inexistente, rentabilidades negativas y en algunos casos 0 ventas levantan cientos de miles o millones de dólares de inversión con la promesa (en muchos casos cierta) de crear 10, 20 o 100 veces esas cantidades en un periodo de tiempo cada vez menor.

Por lo menos a mi me apasiona pero también me frustra ver como todo se mueve tan rápido y a unas escalas que se escapan al sentido común y se contraponen a muchas realidades de vivir al día o con grandes incógnitas sobre el futuro.

Hay que empezar a moverse más rápido y más lejos.


Deep Fake

Esta semana conocí esta cuenta de TikTok, donde Tom Cruise juega al golf, se cae en medio del salón y te invita a esperar “lo que viene”. Todo normal hasta que te das cuenta que no es Tom Cruise, ni tampoco un actor o doble. Está hecho 100% con el ordenador y de no ser por pequeños detalles en el movimiento de las manos o en el pelo podrías perfectamente no darte cuenta.

A otro nivel de realismo, pero en la misma línea se hizo también viral My Heritage, una plataforma que te permite subir fotos antiguas de tus seres queridos o conocidos y con algoritmos e inteligencia artificial las arregla (mejor que muchos con el Photoshop) y las anima para hacer un pequeño video en loop que te da la sensación de estar viendo a la persona aunque no la conozcas. A algunas personas les puede dar algo de repelús pero a otras nos despierta una sensación de cercanía y nostalgia por ver más reales a personas que ya no están.

¿Son curiosidades entre tantas del mundo digital en el que vivimos y hace unos pocos años sería impensable ese nivel de realismo? Sí.

¿Son solo la punta del iceberg de lo que se avecina con tecnología de inteligencia artificial, realidad aumentada o virtual y que en diez o quince años no se parecerá en nada a lo de hoy? Pues también.


Reading

Esta semana seguí leyendo 12 reglas para vivir de Jordan Peterson, que es un libro super recomendable pero con el que tengo que ir poco a poco para asimilarlo y no ponerme en piloto automático mientras lo leo. Es un buen viaje a través de la historia, la filosofía y el sentido común para reflexionar sobre ideas que llevan siendo tema de conversación a lo largo de la historia. No es para nada un tostón, pero tampoco es Reina Roja.

Mientras tanto, entre capítulo y capítulo he empezado un clásico de los libros motivacionales o de “gurú de las finanzas” que había leído hace unos 15 años y que ahora pareciera un libro completamente nuevo para mi: Padre Rico, Padre Pobre de Robert Kiyosaki. Puede gustarte mas ó menos, pero las ideas generales sobre la creación de la riqueza y la relación que tenemos con el dinero, como concepto pero también como emoción, unidas a lo que hablamos antes sobre los negocios globales y digitales hacen que tenga muy presente la construcción de un futuro mas consciente en cuanto al tema financiero.


Hasta aquí el Futuro Yo: Emprende de esta semana. Me gusta escribir estos correos y me hace ilusión poder leerlos en unos años como documentación de esta nueva etapa de emprendimiento y aprendizaje. Espero que a ti también te gusten y me gustaría conocer tu opinión, sobre esta serie de correos, o sobre los temas que comentamos. Puedes seguirme y escribirme en Twitter o contestando a este mismo correo.

Un abrazo.

Daniel